Libros y ediciones de colección.

«Si al ir por la calle Ferran miras a tu izquierda es posible, ¡oh caminante afortunado!, que sientas la tentación de entrar en la Llibreria Sant Jordi. Regentada por Josep y su padre, el aire que se respira es, a las letras, el adagio para la música. Se detiene el tiempo, se deja querer el suspiro enmudecido de una bella teutona, nada parece indicar que se pueda concebir la vida fuera del recinto de letras.»